Embajada de Colombia en Venezuela conmemoró el primer año del fallecimiento de Gabriel García Márquez

1/05/2015
 primer año del fallecimiento del Premio Nobel Gabriel García Márquez

Caracas (1 de mayo/15).- La Embajada de Colombia en Venezuela, conmemoró el primer año del fallecimiento del Premio Nobel Gabriel García Márquez, con una charla a cargo del escritor y periodista venezolano, Juan Carlos Zapata, autor del libro “Gabo nació en Caracas no en Aracataca”, publicación que rinde tributo a la vida de García Márquez en la capital venezolana.

El acto realizado en la “Quinta Colombia”, residencia de la misión diplomática, contó con la presencia del Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, embajadores, representantes de las asociaciones de colombianos y periodistas, entre otros.

En su intervención el escritor Juan Carlos Zapata relató en detalle el paso del Premio Nobel por Caracas, y cómo la capital venezolana influyó en su obra literaria.

Zapata elaboró un mapa de Caracas, en el cual mostró los sitios frecuentados por García Márquez, los restaurantes, los parques, calles y avenidas, que posteriormente el Nobel plasmó de manera magistral en sus libros.

“Yo propongo que una de las calles de Caracas lleve el nombre del Gabo. O que se realice un homenaje en el edificio donde él vivió y que aún existe. Los venezolanos tenemos una inmensa admiración por García Márquez, por tal razón debemos expresar ese sentimiento de manera abierta”, comentó.

Juan Carlos Zapata al destacar la influencia de Caracas en la vida del Nobel rememoró un fragmento de autoría del escritor colombiano que resume muy bien dicho momento de su vida: “Yo fui un hombre feliz en Caracas. Me casé para siempre, viví una revolución de carne y hueso, tuve una dirección fija, me quedé tres horas encerrado en un ascensor con una mujer bella, escribí mi mejor cuento para un concurso que no gané, definí para siempre mi concepción de la literatura y sus relaciones secretas con el periodismo, manejé mi primer automóvil y sufrí un accidente dos minutos después, y adquirí una claridad política que habría de llevarme doce años más tarde a ingresar a un partido político”.

Por su parte, el Embajador de Colombia, Ricardo Lozano Forero, comentó cómo el maestro de las letras colombianas, a través de su “Realismo Mágico”, nos enseñó que la vida no solo consiste en los hechos o sucesos que uno vive, sino también en las memorias y recuerdos que de aquellos uno guarda y cómo los cuenta después, descubriendo que a veces, es en estos relatos donde uno encuentra la felicidad”.

 

font + font - contrast