La Canciller se puso las gafas para reiterar su compromiso por la lucha contra la trata de personas

font + font - contrast